Pre QH 2019. El cicloturismo que cada uno quiere vivir

Si algo bueno tiene el cicloturismo es su heterogeneidad, lo que se traduce en diferentes objetivos, entrenamientos, sentimientos, sensaciones… Cada cicloturista es diferente porque tiene sus horarios, su vida personal, su edad, su condición física, su tiempo para entrenar, su motivación. Pero en la QH se unen 8.000 motivos diferentes para rodar. En el Campus Pre QH es lo mismo, pero a escala reducida. Cada uno con sus circunstancias y lo mejor, con la libertad de elegir cómo afrontará la marcha del 22 de junio. Eso es lo más importante de nuestro deporte.

Nos vemos en la QH 2019 >

Porque en la Pre QH 2019 se trataba de eso, de probar, de rodar, de conocer, de entrenar y de asegurarse un dorsal para la QH del 22 de junio. Y como siempre, los grupos son heterogéneos, diferentes, diversos. Los que buscan bajar de siete horas, lo que solo lo hacen por participar, los que han adquirido un compromiso por el que merece la pena luchar, los que quieren un puesto, los que solo van para rodar con los colegas. Que más da el objetivo de cada uno. Nos unen el cicloturismo en su versión más amplia de la palabra y en la QH cada uno puede elegir su ritmo.

Por eso el viernes en la cena previa en el Hotel El Churrón (la cocina de Javier nos recuerda porqué cada año volvemos aquí) en la mesa se hablaba mucho de ciclismo, de la QH, del tiempo, pero también de los sueños de cada uno y de que les había movido a coger el coche y dedicar un fin de semana a preparar una prueba, algo, que el cicloturista medio no suele hacer con otro tipo de eventos. Pero es que la QH tiene algo que la hace diferente y que te pide sacar lo mejor de tí.

Y la QH nos respondió con una climatología mucho más benigna de lo que se esperaba. Es cierto que a las 08.30, y con un pelotón más reducido de lo normal por bajas de última hora (la vida, ya saben), la temperatura no era mala del todo en Larrés, al pie del Hotel El Churrón. 12 grados. Solo sensación de fresco. El alivio era sencillo dar pedales a ritmo ágil camino de Jaca. Primero para entrar en calor, después, para ir teniendo tiempo de darle un poco al palique, que había que conocerse.

La Pre QH en Strava>

En el giro de Jaca en dirección a Canfranc el asunto se complicaba. Viento de cara y fuerte. Asi que adiós al plato grande. Y el sol que había salido a la altura de Villanúa se fue escondiendo poco a poco entre las nubes conforme íbamos subiendo metros de desnivel. No daba tiempo a tener frío porque había que dar pedales. Entre el desnivel y el viento de cara a menos de 200 vatios (para uno de 58 kilos) no se podía ir. En la cima no más de 4 grados y una nieblecilla húmeda. Vistazo al móvil y la aplicación no da ninguna nube en en lado francés. Avituallamiento rápido, paso por la furgoneta de apoyo para vestirnos de invierno y Somport para abajo.

Carretera húmeda y viento de cara y racheado. Así que bajada tranquila pero dando pedales. Una razón, no quedarse frío. Otra, para que la bicicleta no se mueva a merced del viento. Y la última, para llegar lo antes posible a Sarrance, donde había cambiado todo. De los 4 grados y viento helado de la cima nos quedábamos en 20 grados, humedad y el microclima que nos esperaba en Marie Blanque. Asi que otro cambio de ropa. Toda la de invierno a la furgoneta y culotte y maillot de verano para afrontar la subida más dura de la QH.

Allí, sin nadie alrededor. Parece hasta diferente. Es un lugar para hacer un pequeño test y medir las piernas en los últimos cuatro kilómetros. Los más duros. Donde no puedes dejar de dar pedales porque la bicicleta se para. Vatios medios en poco más de 20 minutos. Test perfecto a poco más de un mes del día clave para muchos. Un calentón necesario y suficiente. Con la seguridad del avituallamiento en la parte de arriba y la furgo de apoyo por si las piernas dicen basta.

Descenso hacia Bielle y ya de repente es casi verano. El viento ahora sí nos sopla a favor y hay que aprovecharlo para atacar al Portalet, el auténtico juez de la QH. Han desaparecido todas las nubes y ya hemos olvidado el riesgo de lluvia. Ahora se trata de disfrutar de una subida que el día de la marcha se acaba siempre haciendo dura. Si te has pasado en el Marie Blanque porque te va doliendo todo, si te has quedado corto porque quieres llegar lo antes posible. Por eso nos sirve para recorrer la presa de Artouste y probar sin con el 34×28 será suficiente o hará falta algo más. Y sobre todo al llegar a los diez kilómetros a la cima mira y quedarse embobado con el paisaje.

A estas alturas el Portalet está verde. Corren ríos por doquier. Y en la cima se conserva todavía gran cantidad de nieve. Si a eso le sumas que el viento te empuja y que el sufrimiento para ir rápido se reduce, te quedas con la sensación de que has llegado a un paraíso ciclista y que eres uno de los pocos privilegiados que lo van a disfrutar un día como hoy. Ritmo suave y constante y test en los últimos ocho kilómetros de Portalet, los que sabes que es muy difícil ir rápido en la QH. Por eso toca hacerlo ahora. Para vencer, aunque sea con ventaja, a uno puerto que provoca sensaciones encontradas.

Y en la cima nos damos cuenta el ventarral que sopla. Tan frío que no apetece ni darse la vuelta después de llegar a la furgo para hacerse la foto. Mejor un bocata de jamón y queso Made in El Churrón. Con 150 kilómetros vale cualquier cosa para coger energias. Y después de las barritas, la fruta y los geles apetece algo más salado. No es el día de competir, sino de disfrutar. Por eso girar hacia Panticosa para subir la Hoz de Jaca es una razón más para seguir viendo esos paisajes que no da tiempo a mirar en la QH. El embalse de Búbal, la pared de piedra que recuerda a Dolomitas, la tirolina… lo que luego sale en las fotos y te preguntas, ¿por aquí pasé yo?

Bajada por la Hoz hacia la carretera de Biescas. Repecho ‘asesino’ y a poner a cien los sentidos. Sopla viento, mucho, y pese a que siempre es a favor en las curvas cambia y pega de costado. Toca sujetar fuerte el manillar y pedalear para que la bici se mantenga en su lugar. Desde Biescas y con viento de cola hay que dar menos pedales de lo normal. Nos sirve para engordar la grupetta y subir tranquilos el repecho de Cartirana. El trabajo está hecho. Queda descansar, cenar y seguir hablando de ciclismo. Claro.

SABIÑÁNIGO TIENE MÁS

Uno de los objetivos de la Pre QH es conocer las carreteras que no forman parte del recorrido de la marcha más conocida de España. Por eso el domingo lo dedicamos a dar pedales, más tranquilos eso sí, por el entorno de Sabiñánigo. Además con 20 grados y solazo no era cuestión de desaprovechar un día como ese para disfrutar del ciclismo. Rumbo a Biescas por los escondrijos de Oros, carreteras que recuerdan a las clásicas del Norte. Giro a Cotefablo, giro en Gavín y subida a fuego a Barbenuta. Unos seis kilómetros a una media del 5,5%. Perfecto para ver si el esfuerzo del día anterior ha hecho mella o todavía quedan piernas y ganas. Un índice que ayudar a saber si ya estás en forma o todavía te queda algo para mejorar.

La etapa en Strava >

Y desde allí ya todos con tranquilidad rumbo a los repechos de Latas, paso obligatorio por la salida de la QH y subida en sentido contrario a Cartirana para completar todo los puntos clave de la QH. Con la tontería otros 65 kilómetros y más de 1000 metros de desnivel. Casi sin buscarlo. Es lo bueno que tiene la zona de Sabiñánigo y el Valle de Tena, que con solo echar un vistazo al mapa hay mil opciones para encontrar rutas con poco tráfico y paisajes de escándalo. Lugares para sentirse un privilegiado por haber escogido este deporte y poder saborear las mieles más dulces del ciclismo, que casi nunca están relacionadas con los podios y las medallas, sino con las sensaciones.

Lo mejor es que nos hemos quedado con sensación y ganas de más. Y que todos los que estuvimos en el Campus Pre QH 2019 tenemos una cita dentro de un mes en la QH 2019, con nuestro dorsal en la parte delantera de la bici. El 22 de junio cada uno elegirá. Entre ir a todo trapo y probarse, intentar mejorar lo de años anteriores, disfrutar de los paisajes o simplemente rodar con la tranquilidad de que está el tráfico cerrado y estás sumido en una gran fiesta ciclista. 

 

 

CONTACTA CON NOSOTROS

Hola! Ahora mismo no podemos atenderte, pero escríbenos un email y te responderemos lo antes posible. Muchas gracias!

Enviando

©2019 CICLORED | Hecho a mano y con mucho ❤ por UNBUENPLAN GROUP

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account