Mojácar. Sol, ciclismo y montañas

No es extraño que Lotto Jumbo, Movistar, Katusha y hace nada Caja Rural hayan pasado algunos inviernos en sus carreteras. El Strava nos da la pista en los segmentos de sus montañas. Hace calor, tienes playa y a poco que busques subidas es fácil encontrar etapas de 100 kilómetros y 2.000 metros de desnivel. Incluso algún ‘Angliru’. Y, lo mejor, todavía es casi desconocido para la mayoría de los cicloturistas. Por eso cuando nos llegó la invitación del Hotel Servigroup Marina Playa de Mojácar no dudamos en hacer las maletas y más si era para el mes de enero y con plena ola de frío en el resto de la península. Además, aquí se organiza la Gran Fondo Costa de Almería, a la que vendremos el próximo 4 de mayo… o incluso un poco antes.

En verano Mojácar se llena de turistas. En invierno es un lugar con vida, pero sin agobios. Carreteras con poco tráfico, buen tiempo prácticamente asegurado y hoteles de calidad con plazas suficiente para recibir a ciclistas y ofrecerles sus placeres gastronómicos. Lo pudimos comprobar del 9 al 12 de enero, con 15 grados, maillot y chaleco y mientras el resto de España se congelaba a 0 grados.

GRAN FONDO COSTA DE ALMERIA

La razón que nos había traído a Mojacar era la Gran Fondo Costa de Almería, que organiza nuestro amigo Kortweg en el Hotel Servigroup Marina el próximo 4 de mayo. Ya conocíamos la zona en bici, pero queríamos descubrir algunos puertos más y las fechas eras las indicadas. Así que el primer día tocaba rendir cuentas al recorrido de la marcha, pero en su versión de medio fondo, es decir, 125 kilómetros y 2.100 metros de desnivel. La Gran Fondo son 185 y 3.500 y a estas alturas todavía falta energía para todo eso.

La etapa en Strava >

Desayuno bestial (el buffet libre de aquí es de los que ayudan), a recoger la bicicleta al garaje (en el hotel tienen garajes cerrados con herramientas y bomba) y a pedalear con menos ropa que el resto de los ciclistas en España. Vamos, con manguito, chaleco y poco más.

Los primeros kilómetros hasta Mojácar son planos y paralelos a la playa. El paso por el pueblo supone un repecho, y otro justo antes de llegar a Turre, el siguiente municipio. Y otro más antes de los Gallardos. Hasta ahí los únicos 20 kilómetros planos de la marcha porque desde esa zona arranca el territorio comanche.

Nada más arrancar un kilómetro al 12%. Es el inicio del Puerto de Bédar que pese al susto inicial tienen sus 11 kilómetros, pero con desniveles más repartidos y suaves. Rampa/descansillo. Eso sí, no acaba en Bédar, sino cinco kilómetros más adelante, en Los Marines.

Cuatro kilómetros de descenso con curvas nos dejan en El Marchal y desde ahí a seguir cuesta arriba hasta el cruce con el Lubrín. Ojo a la última rampa al 15%. Giro a la izquierda y otro más para encarar la subida al Chive. No es demasiado dura. Tres kilómetros al 9%. Descenso y llega la primera trampa. En el Chive giro a la derecha para volver a la carretera principal y un kilómetro al 16% y en el último tramo de asfalto malo de todo el recorrido. Duelen las piernas, y mucho.

Hasta ese momento llevamos poco más de 40 kilómetros y más de 1.200 metros de desnivel acumulado. En teoría desde allí es todo descenso hasta Sorbas, pues no. Nada más lejos de la realidad. Son de esos de dar pedales y mucho en los repechos y ojo como sople el viento de costado porque se acaba haciendo duro. En Sorbas giro a la derecha para buscar Uleila del Campo y si. Para llegar otros diez kilómetros de repechos, pero con asfalto excelente y ningún coche. Allí es donde se dividen los recorridos de la Gran Fondo y la Medio Fondo.

Más repechos y otro de casi dos kilómetros para incorporarse a la carretera de Lubrín hacia Bédar y volver por la ruta que hicimos al inicio. Después de El Marchal y ya con 100 kilómetros y casi 2.000 metros en las piernas llegamos a la subida más bonita del día. Cuatro kilómetros de tornantis al 9% de media para alcanzar el alto de Bédar por la cara norte. Como seguramente el día de la Gran Fondo llegaré por ahí con pocas ganas de parar… pues tiempo para hacer fotos y disfrutar de un paisaje único.

Desde Bédar quedar bajar a todo trapo y empezar a ver la playa. Al llegar a los Gallardos queda el llano hasta Turre, con la sierra de Cabrera a la derecha. Un repecho que se hará duro antes de Mojácar y la subida al pueblo en versión clásica del norte. Un muro de Huy digno del final de una marcha épica.

Desde ahí si. Ya es todo plano hasta el Hotel Servigroup Marina Playa. Paralelo al mar y para disfrutar del trabajo bien hecho y de la buena temperatura que hay en el mes de enero en Mojácar. Al llegar al hotel y a pie de playa toca mirar los números. En los 127 kilómetros han salido más de 2.350 metros de desnivel y me he dejado más de 2.600 calorías… pese a ir tranquilo y no forzar demasiado la máquina (tampoco había para más). Lo mejor, que en el Hotel me han guardado comida pese a llegar a las tantas y que todavía queda el buffet de cena para recuperar. Y el spa, el jacuzzi, la piscina cubierta…

El Angliru del Sur (Sierra Cabrera)

Cuando ves unas antenas y eres ciclista, pues piensas que se puede llegar a ellas, ¿no? Eso me sucedió al ver Sierra Cabrera. Había que echar mano a Strava, Altimetrías y Cronoescalada para investigar. Y sí. Había carretera… pero la subida la dejé para el final de la ruta. Primero había que disfrutar de la Costa de Almería, que… tampoco es plana, claro.

La etapa en Strava >

Salida del Hotel hacia el sur en busca de la famosa Playa de Los Muertos y del Cabo de Gata. Ruta más que sencilla porque solo hay que seguir la carretera, pero nada más pasar Mojácar empiezan a sucederse repechos, cada vez más largos. Bajadas y vistas espectaculares del mar. Paso por Carboneras y rumbo a Agua Amarga, uno de esos pueblos de postal con todas las casas blancas. Hasta ahí había 35 kilómetros y 550 metros de desnivel, así que volviendo por el mismo sitio las cuentas eran fáciles.

Pero siempre hay una subida en el camino. Justo en el cruce de la Playa de Los Muertos giro a la derecha y un kilómetro y medio al 12% para llegar al Faro. El esfuerzo merece la pena porque las vistas son espectaculares. Casi tanto como los 16 grados que ya había a esa hora.

A partir de ahí tocaba contenerse en los repechos, que los hay y duros, como el de la subida al Algarrobico. Un cafecito para reponer fuerzas en Mojácar, con dos bollos y zumo de naranja de regalo (si, todo 1,30 euros) y camino del Angliru del Sur (que todavía no sabía que lo iba a llamar así). Hasta entonces los 73 kilómetros y 1300 metros de desnivel daban para una etapa digna.

Al llegar a Turre solo hay que buscar el cartel de Sierra Cabrera. Hay dos ascensiones, pero elegí la que parecía más dura. Quien me manda… De inicio engaña porque los primeros tres kilómetros son más o menos asequibles. Pero cuando ves la Urbanización Cortijo Grande allí arriba sabes que lo duro está por venir. Carretera más estrecha y rampa del 12%, luego un descansillo, otra del 15% y una de nuevo del 16% hasta alcanzar la urbanización. Evidentemente quedaba muchísimo más.

Dentro de Cortijo Grande un giro a la izquierda hace aparecer un rampón de 600 metros al 20%. La ‘Cueña de les Cabres’… pues sí, pero no es lo más duro del puerto. Todavía quedan otros cinco kilómetros con rampas y descansillos que lo dejan en unos 10 kilómetros al 7 por ciento. Pero falta el remate final.

Falta llegar a las antenas. Giro a la izquierda y llevamos 800 metros de altitud y se corona a 960. Las antenas se ven muy cerca a menos de un kilómetro, así que la rampa debe ser… pues de media del 16%, pero con 400 metros bestiales al 30%. Si. Has leído bien. Y en dos zonas. Cuesta llegar a la cima, pero desde allí se ve la parte de la costa de Carboneras, el lado de Mojácar y toda la montaña Karstica de Bédar y Sorbas. Bueno y medio Almería porque es un Ventoux porque no tiene montañas tan altas alrededor, pero un Angliru si miramos sus rampas. Menos mal que algún descansillo insertado te deja respirar.


Descenso… si, del 30 por ciento. Y bajada por la otra cara del puerto, que es algo más asequible, para retornar a Turre, Mojácar y buscar con ganas el mar, que no viene nada mal a estas alturas de etapa. Porque en los 118 kilómetros de la etapa han salido 2450 metros de desnivel. Nada mal para estas fechas y sin pasar nada de frío.

Tanto que en principio solo nos íbamos a quedar dos días… y decidimos ampliarlo uno más. La zona ofrece suficientes rutas para hacer más de una decena de etapas sin repetir. Nos quedaba subir por Cuevas de Almanzora hasta Zurgena, reconocer los 65 kilómetros de puertos de la Gran Fondo de Almería, ver la costa hasta Águilas o incluso liarse la manta a la cabeza y tirar hasta Velefique y Calar Alto. Además el Hotel Servigroup Marina Playa ya las tiene diseñadas y las puedes consultar en su web y o en el panel de la zona de garajes ciclistas. Y con esta temperatura da una pereza inmensa retornar al frío. Tanto que ya tenemos pensado volver en febrero… o cuando tu quieras. Solo tienes que entrar en nuestros viajes a la carta a Mojácar.

CONTACTA CON NOSOTROS

Hola! Ahora mismo no podemos atenderte, pero escríbenos un email y te responderemos lo antes posible. Muchas gracias!

Enviando

©2019 CICLORED | Hecho a mano y con mucho ❤ por UNBUENPLAN GROUP

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account