Freire se carga todos los mitos del entrenamiento: «Yo, ni pulsómetro, potenciómetro…»

Un año fuera del circuito profesional ha hecho a Óscar Freire pasarse a la versión cicloturista de nuestro deporte así que desde ciclored.com teníamos que pedirle los trucos para andar lo más deprisa posible. Ya saben, todo aquello por lo que un aficionado al ciclismo paga mucho dinero por tener. Sin embargo el triple campeón el mundo nos rompió muchos mitos.

Ni bicis caras, ni componentes último modelo, ni alimentación exclusiva, la clave de todo paraFreire es la capacidad mental para entrenar y cuidarse. 

-Pregunta típica de cicloturista a ex ciclista profesional. ¿cuantos kilos has cogido desde que dejaste la bicicleta hace un año?
-Cuando corría pesaba 64 kilos cuando estaba en forma. Desde que dejé el profesionalismo llegué a pesar hasta 71, pero ya he vuelto a ponerme algo más fino y me he quedado en unos 70 kilos. Así que habré engordado unos seis kilos. Lo normal.

– En este tiempo sin licencia profesional, ¿qué has echado de menos?
– Un poco al principio la vida tan organizada que llevaba. Cuando eres ciclistas sabes lo que tienes que hacer en cada momento. Te levantas, desayunas, entrenas y llevar un ritmo continuo y unos horarios. Echo de menos esa rutina, pero he tenido muchas alternativas. Me lo he pasado muy bien y al final una cosa compensa a la otra. No me he arrepentido en ningún momento de dejar la bicicleta.

banner_ciclored_pro
– ¿Qué has hecho que no podías hacer mientras eras ciclista?
– Muchas cosas. Ahora puedo salir a tomar algo cuando quiera. Antes no podía. Me da igual que sea a las diez de la noche o las once, que sé que al día siguiente no tengo que entrenar. También he hecho otros deportes como el esquí, que nunca había ido. También juego más al tenis. Pero sobre todo que las vacaciones nunca las tenía en julio y agosto y ahora puedo ir a la playa y a la piscina. Antes iba… pero no de la misma manera.

– Con tantos alicientes fuera… ¿no te habrás olvidado de la bici?
– Monto, pero de diferente manera. Salgo algunas veces cuando hace buen tiempo. Este año pensaba salir más en marzo y abril, pero hizo muy mal tiempo. Ahora eso influye. Cuando corría si estaba lloviendo había que entrenar y ahora puedes quedarte en casa. No tienes esa responsabilidad.

– ¿Cuantas bicis conservas?
– Tengo siete bicicletas. Me he ido quedando algunas con las que competí. Otras me han gustado y me las he tenido que comprar y también me han regalado alguna. Tengo mucho cariño a la bici con la que gané el primer Mundial (una Olmo de 1999) y con la que he corrido el último año (Canyon Aeroroad), que es con la que mejor me he encontrado.

– ¿Con cual de ellas sales a entrenar?
– Pues con ninguna de ellas. Me patrocina una marca de ropa, que se llama Assos y utilizo una bicicleta de ellos.

– ¿Tienes ahora más respeto a los coches que cuando eras profesional?
– Pues procuro buscar carreteras con muy poco tráfico o empiezo a utilizar prendas que me hagan visible como el chaleco que llevais vosotros. Es útil, no estorba y hace que te vean los coches.

– Cuando eres ciclista te tienes que acostumbrar a vivir patrocinado por distintas marcas de productos de bicicleta.
– Pues cuando corría realmente no sabía las características técnicas de los componentes de la bici. Cosas como el peso de cada una de las piezas de la bici o otros aspectos que sí controlan muchos cicloturistas. Y si hablamos de las bicicletas de los otros equipos…. pues mucho menos.

– ¿Se fija más el cicloturista de a pie que el Óscar Freire profesional en lo que pesa su bici, o en si lleva un sillín más o menos ligero?
– Seguro. Porque me acuerdo de que a veces cambiaba de pedales y llevaba otros más antiguos y yo no me daba cuenta pero la gente me lo decía. O cuando salió el electrónico lo llevaba y los cicloturistas se interesaban muchísimo.

– ¿Entiendes al cicloturista? ¿Ese que es capaz de invertir más de 4.000 euros en una bicicleta, de trabajar durante la semana y salir a entrenar…?
– Es una pasión. Cuando uno tiene una pasión por algo se puede entender perfectamente, aunque siempre hay un límite. Hay que tener pasión en esta vida por las cosas que se hacen. Es un aliciente para muchos.Nunca me compraría una bici de tope gama como las que se están utilizando en marchas cicloturistas, quizás porque las he utilizado y sé lo que es. Al que se la compre también lo entiendo porque le puede gustar tener lo mejor.

– ¿Realmente existen tantas diferencias entre una bicicleta de gama alta, como las que utilizabais para correr, y otra de gama media?
– No, porque ahora llevo una bicicleta como la que tenía cuando era profesional y no ando ni la mitad (risas). Creo que entonces la bicicleta no es el problema.

ciclored-publicidad-DEF

– En ciclored.com nos dedicamos a hacer viajes ciclistas a eventos, a marchas cicloturistas y a descubrir nuevas rutas. Por dureza y paisajes, ¿qué zona nos recomendarías? 
– Cantabria. Lo imprescindible es tener un buen tiempo. También Suiza, pero es diferente. La zona de los Picos de Europa es ideal. Tienes las mejores carreteras, subidas para aburrir, tienes las costa…

– ¿Qué recorridos hacías en Cantabria para entrenar?
– Un poco de todo. Si hacía zona de puertos me iba por donde atacó Contador en la Vuelta. Aunque no subía Fuente Dé sino que me iba por el desfiladero de La Hermida (por el que se pasa después de bajar Piedras Luengas en la Marcha Los 10.000 del Soplao de carretera) y luego hacia San Vicente de la Barquera y a casa. Me salían unos 140 kilómetros por carreteras buenas. Otra ruta más bonita es por la zona de Alisas y el Asón, aunque iba menos porque me caía demasiado lejos. El problema de Cantabría es que es muy bonita pero tiene poca publicidad.

– ¿Los cicloturistas llegan a los puertos por el misticismo que adquieren después de una carrera profesional? El mejor ejemplo es Peña Cabarga, que antes de subirse en la Vuelta era un gran desconocido.
– Muchas veces sí. En Fuente Dé por ejemplo, llegas con una BTT, te subes en teleférico y tienes unas rutas excelentes. 

– Para los cicloturistas, un consejo sobre la alimentación.
– Pues no soy el mejor para darlos. El deporte del ciclismo desgasta muchísimo y hay una regla sencilla. Si entrena mucho hay que comer mucho y si entrena menos hay que comer menos. Si practicas ciclismo te puedes permitir lo que quieras.

– ¿Sin qué no salía a entrenar Óscar Freire?
– Sin la bici, claro (risas). No era ni de gps, ni de potenciómetro ni de pulsómetro. Había épocas. Lo mismo salía a entrenar 10 días con pulsómetro, luego con potenciómetro, pero no llevaba un plan de entrenamiento durante una temporada entera. Yo entrenaba por sensaciones. Lo que más se nota es estar motivado mentalmente. Si entrenas y te cuidas pues una cosa lleva a la otra. Al final andas un pelín mejor y eso hace la diferencia cuando estás en la pomada.

CONTACTA CON NOSOTROS

Hola! Ahora mismo no podemos atenderte, pero escríbenos un email y te responderemos lo antes posible. Muchas gracias!

Enviando

©2019 CICLORED | Hecho a mano y con mucho ❤ por UNBUENPLAN GROUP

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account