Una etapa titánica del Tour en Gran Canaria

ciclored_titanica6Una belleza Titánica. El reto ya es un hecho. 133 kilómetros y 3.065 metros de desnivel en diciembre. Una auténtica etapa del Tour de FranciaUn puerto de 40 kilómetros al estilo Stelvio o Galibier. Más de 6 horas de placer. Ciclismo puro. Del que te hace sufrir y gozar a partes iguales. Así ha sido la primera edición de La Titánica de Gran Canaria idea por la organización de La Cicloturista. El éxito, la cara de felicidad con la que llegaban a la meta todos los cicloturistas que han conseguido acabarla.

Nuestras rutas de La Cicloturista en Strava >
Las fotos de La Cicloturista 2014 >

Si antes creíamos que Gran Canaria era un paraíso para el cicloturismo, ahora lo podemos asegurar sin dudas. La Titánica ha logrado sacar la esencia del ciclista que todos los participantes llevan dentro. Aquella que te hace ponerte unos límites y superarlos kilómetro a kilómetro. Los números fríos dicen que la dureza de esta Titánica es comparable a cualquier etapa del Tour. Las sensaciones vividas por los que hemos tenido la suerte de participar en esta primera edición no pueden reflejarse en una estadística.

De la belleza paisajística a la dureza pasando por el compañerismo del pelotón y el buen rollo a la hora de trabajar todos juntos para superar el reto. Calor, agua, niebla, humedad, mar, montaña, un punto de competición libre, otro de tramo controlado y  todo en un sólo día de ciclismo. Es difícil pedir algo más.

ciclored_titanicaCuando hace unos meses me reuní con Ángel Bara y le planteé hacer una burrada con La Titánica jamás pensé que el resultado fuera a ser tan satisfactorio. Tocaba sufrirla en mis propias carnes así que a las 08.30 estaba presto y dispuesto en la línea de salida del Hotel Cordial Mogán. Y nada más empezar caminito del Pie de la Cuesta para desentumecer músculos en buena compañía.Tiempo para la charleta y para conocer a gente como este conquense que ahora vive en Aldaia, que empezó por un muñeco en el casco y ha acabado montando una Vuelta Ciclista al completo. Es lo que tiene La Cicloturista, que hay tiempo para todo.

Giro a la izquierda y a buscar las rampas camino de la Aldea de San Nicolás y ya con vía libre. Así que el ritmo sube varios puntos, pero con la vista puesta en lo que quedaba de Titánica. Coronamos con agua y cuesta abajo al avituallamiento de la Aldea. Ya llevábamos 30 kilómetros y 700 de desnivel. Quedaban por delante 100 y más de 2.300… casi nada.

Corte de cinta. Y primeros arreones casi inconscientes. Por delante quedaban 40 kilómetros de puerto a más del 5% de desnivel. Un Stelvio o Galibier. Si alguno se pensaba que eran constantes… error. Nada más empezar repechos al 15% alternados con bajadas. Un tobogán continuo de esos que rompen las piernas. Carretera colgada de la montaña.

ciclored_titanica7Al echar la vista al frente largas rectas que nada tienen que envidiar a los grandes puertos de Alpes o Dolomitas. Ni en dureza… ni en belleza. Cañones salpicados de piedras, tornantis imposible y todo dentro de un paisaje agreste, casi inexpugnable.

Con 15 kilómetros de ascensión Jose Ramón, que es Las Palmas, nos avisa que aquí comienza el puerto real. Gari y yo nos miramos incrédulos. Tenía razón. Se acaban los toboganes y tomamos una rampa continua que durante 8 kilómetros no bajará del 9%. Vamos subiendo de altitud, atravesamos dos presas y el paisaje cambia. Humedad, algo de fresco y todo plagado de pinos.

ciclored_titanica4En la Cruz de Acusa el puerto se atempera. Ya estamos a 1.000 metros. Algún falso llano sirve para recuperar las piernas, comer algo y seguir hacia Artenara. Toca sellar la cartulina ciclista. Todavía no hemos acabado de subir. Por delante otros 500 metros de desnivel hasta Tejeda. El avituallamiento espera pero antes hay que salvar alguna que otra rampa dura y para entonces el cuerpo ya empieza a acusar las casi dos horas de esfuerzo.

Es cuando al corazón le toca luchar contra la cabeza. Al dolor contra la capacidad de sufrimiento. A la determinación contra la lógica. En Tejeda sólo se acaba parte de la agonía. El avituallamiento sirve para, después de una ligera bajada, seguir subiendo hasta el techo de La Titánica, 10 kilómetros de regalo hasta los 1720 de Los Manantiales. Recuerden que salimos desde el nivel del mar…

ciclored_titanica16Menos mal que el Roque Nublo nos vigila y podemos echarle un vistazo y distraer el dolor de piernas con su belleza. La curva de La Manantiales es casi orgásmica. Llevamos 93 kilómetros y ahora tocan descender 40 por las curvas del pequeño Stelvio. Primero hasta Ayacata y después por la Cruz de San Antonio. El mar marca el final del trayecto. El sueño está cumplido.

 

CONTACTA CON NOSOTROS

Hola! Ahora mismo no podemos atenderte, pero escríbenos un email y te responderemos lo antes posible. Muchas gracias!

Enviando

©2019 CICLORED | Hecho a mano y con mucho ❤ por UNBUENPLAN GROUP

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account