Biomecáncia de Entrenamiento Ciclismo. Adaptando la bici al ciclista

No siempre llevamos la misma posición en la bici. Y no me refiero a las distintas formas de pedalear que adoptamos durante un entrenamiento o marcha, sino a un proceso más largo en el tiempo. En mi caso provocado por una caída hace justo ahora dos temporadas. Después de aquello hubo que modificar todo en la bicicleta. Ahora, con la espalda más flexible, había que cambiarlo otra vez y la misión de hacerme una nueva biomecánica se la encomendé a Javier Fernández Alba, el alma mater de Entrenamiento Ciclismo.

Está claro que hacerse una biomecánica al menos una vez en la vida es bastante útil. No solo para detectar malas posiciones que pueden degenerar en dolores y lesiones posteriores, sino para adoptar una situación óptima sobre la bicicleta que sea a la vez cómoda y eficiente, lo que supone ‘ganar’ vatios y aerodinámica. En definitiva, ir más rápido haciendo el mismo esfuerzo. O ir igual de rápido que siempre, pero cansándote menos, que cada cual emplea sus energías según le conviene.

En mi caso era distinto. Ya había pasado por la biomecánica dos veces. La segunda después de una caída con dos fracturas que me había disminuido la flexibilidad de la espalda y los brazos. Consecuencia, debía ir más erguido sobre la bicicleta para no llegar a casa con dolores. Ahora, recuperados los valores de elasticidad anteriores a la caída, incluso algo mejores, había que recolocar otra vez. Casi como si fuese un nuevo ciclista.

Lo primero de todo antes de empezar la biomecánica es… hablar. Contar tu caso. Los años que llevas en el ciclismo, los problemas y dolores que te provoca la bicicleta, las lesiones que has tenido, la forma que tienes de pedalear, el tipo de ciclismo que practicas, la intensidad, los kilómetros y horas anuales que estás encima de la máquina. Todo eso cuenta y ayuda a crear un perfil del ciclista.

El segundo paso es el antropométrico. Medir al ‘indio’ para luego poder adaptar su ‘caballo’. Talla, longitud de piernas, de brazos, de entrepierna, flexibilidad, posibles dismetrías (una pierna más larga que otra), tamaño de los pies, de los dedos de los pies, forma en que pisa. Estos tres últimos son más importantes de lo que parece porque van directamente encaminados a la posición de las calas en las zapatillas, el primer punto de apoyo del ciclista en la bicicleta y el lugar sobre el que ejerce la fuerza en los pedales. Ahí estaba el primer cambio, las calas iban demasiado retrasadas. Unos milímetros hacia delante van a suponer una posición más deportiva y a la vez más eficiente en el pedaleo. Todavía no sabía porqué, pero lo iba a comprobar pronto. Después tocaba medir la bicicleta y pasar al ordenador todas cifras de bicicleta y ciclista.

Medido y con las calas ajustadas tocaba subirse a la bicicleta. Estaba montada en un rodillo de biomecánica (con sensor de vatios, de cadencia y de torque, que es la fuerza que se hace en cada pedal) y con dos captadores de movimiento por laser, frontal y lateral, para ver en la pantalla cada gesto del pedaleo y poder medirlo.

Así se miden los ángulos de pedaleo

Ahora había que pedalear para que se pusiera en funcionamiento toda la ‘maquinaria’ de análisis de la posición. Con cinco minutos fue suficiente para que Javier tomase notas y comenzase a hacer cambios para ajustarse a los parámetros adecuados (las calas ya estaban ajustadas). Primero el sillín casi un centímetro más alto y unos milímetros más atrás, después un separador menos en la potencia, que ahora se quedaba justo encima de la dirección y las manetas de freno unos milímetros más bajas que antes.

Otra vez a la bicicleta para pedalear. En principio sensaciones algo raras, mucho tiempo pedaleando con las mismas medidas hacen que la mente y el cuerpo se acostumbre, pero no incómodas. Los cambios estaban hechos pero había que seguir afinando y comprobar si habían sido efectivos. Para ello dos pruebas más. Primero un cinturón que mide los movimientos y la rotación de la pelvis durante el pedaleo y que te dice lo que te mueves encima de la bicicleta. En mi caso, todo dentro de los parámetros adecuados. Después un sensor en el sillín para comprobar los puntos de apoyo de los isquiones y el perineo, es decir, qué partes del cuerpo hacen más presión sobre el sillín. Todo ok.

Ahora quedaba ver en números, datos y gráficas cómo era la nueva posición y qué habíamos ganado con respecto a la anterior. Así que tocaba dar pedales a mayor intensidad. Sobre el 75/80% del Umbral. Y las cifras ‘cantaban’. Con situación algo más adelantada y ‘deportiva’ habíamos resuelto uno de los problemas de pérdida de vatios en el pedaleo. Antes en la primera fase del pedaleo, es decir, cuando está el pie en el angulo superior, casi no ejercía fuerza sobre el pedal y desaprovechaba ese energía. Ahora la fuerza en esa fase era mayor y sin restar en los otros ángulos. Primer beneficio. El segundo, claro está, es el aerodinámico, con una posición más baja se ofrece menos resistencia al viento, es algo que es casi imposible de rebatir.

El tercer beneficio siempre se tiene que ver a lo largo del tiempo. Cuando después de unas semanas pedaleando y adaptándome a la nueva posición detecte si han desaparecido los problemas que se me solían crear en la zona lumbar. Este último, el de prevenir lesiones y mejorar la comodidad del ciclista encima de su bicicleta es el más importante para la mayoría de los usuarios de la bicicleta. Lo de ir más rápido… ya llegará después. Al final si vas más cómodo y eres más eficiente acabarás, casi sin querer, yendo más rápido.

Y el cuarto beneficio también viene a posteriori. Después del estudio tengo todas las cifras resumidas en un pdf que puedo utilizar cuando vaya a alquilar una bicicleta o para cuando vaya a comprar una nueva. Con las medidas que pongo a continuación y un metro… solo hay que medir, ajustar y puedo dejar cualquier bici como si fuera la mía. Longitud de biela,  anchura de manillar, altura sillín sobre manetas, retroceso de sillín, distancia del Sillín a eje pedalier, distancia desde el sillín a manetas, longitud de potencia y distancia desde el sillin a la potencia. Así ya es muy complicado fallar cuando tienes que comprarte una nueva bicicleta.

Mejoras biomecánicas

 

 

CONTACTA CON NOSOTROS

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Enviando

©2017 CICLORED La red del cicloturismo Hecho a mano por UNBUENPPLAN GROUP

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account