Flandes, Roubaix, Amstel y Lieja juntas… en el Ganso de San Lorenzo 2016

La filosofía del ciclismo se explica en eventos como el Ganso de San Lorenzo 2016. Miras por la ventana a las 07.00 de la mañana y sólo dan ganas de volver a dormir. Noviembre, frío, cielo negro, lluvia a mares, previsión de océanos. Está claro que no es un día agradable para salir en bici en entrenar y menos para correr por los adoquines que rodean al Monasterio del Escorial. Pero tienes una cita. Un compromiso. Te has apuntado a una carrera social que organiza Carlos Verona y el Club Ciclista Escurialense. Y sí, tienes que ir. ¿Por qué? No intentes nunca explicarlo al profano en la materia. Es ciclismo.

En nuestro deporte el compromiso y la palabra tienen un valor. Al menos para nosotros. También las horas de trabajo y esfuerzo que requiere organizar un evento como El Ganso de San Lorenzo 2016 o el Memorial Isabel Clavero, que se disputó el día anterior. Ilusiones que ciclistas como nosotros ponen a merced de la meteorología. Si llueve, pues llueve. Para hacer 30 kilómetros alrededor del Monasterio del Escorial… poco puede ser ¿no?

Versión Flandes

Así que versión Ciclored Flandes-Roubaix para El Ganso de San Lorenzo 2016. Botines de agua, guantes impermeables, ropa adecuada ULB Sport, casco Spiuk Dharma con capucha… y el secreto, crema calentadora STMSport 1 en manos, pies, piernas… y cualquier parte del cuerpo susceptible de pasar frío y mojarse.

ganso-san-lorenzo-ciclored-verona

Espíritu flandrien en un entorno ideal para vivir las clásicas del norte. Un Monasteriomuur como el del Escorial que nada tiene que envidiar al Kapelmuur del Tour de Flandes. Una subida con adoquines similar al Oude Kwaremont flamenco. Un tramo plano adoquinado y con charcos a lo Arenberg Roubaix en versión corta. Una bajada estrecha y rápida entre bosques al estilo Stockeu de Lieja Bastogne Lieja. Y dos tramos de látigo a lo Amstel Gold Race. Pues hale. Todo un mes abril de Flandes, Roubaix, Amstel y Lieja resumido en poco más de cinco kilómetros alrededor de la histórico Monasterio del Escorial.

Ya sólo quedaba pedalear, disfrutar, cansarse, arriesgar lo justo en las curvas, sudar pese a que había poco más de cuatro grados, embarrarse, utilizar el Sencillo Bike para no mojarse el culo, meter watios en las subidas y comerse en café con bollos al que invitar la organización. Eso para los máster. Minutos después las chicas se jugaron sus trofeos y a las 12 turno para los profesionales. Velocidad, riesgos y esfuerzos para Paco Mancebo, Benja Prades, Ángel Madrazo, Carlos Verona, David Arroyo, Miguel Ángel Benito… o lo que es lo mismo, ciclistas del Orica Gren Edge, Caja Rural, SkyDubai. Todos mojados. Todos felices, pese al frío, pese al agua, pese a que la razón desaconsejaba salir a pedalear, pese al caballito frustrado en meta de Iván Cortina (que en 2017 correrá en el Bahrein de Nibali y Purito).

Memorial Isabel Clavero

Lo mismo, pero 18 horas antes había sucedido en Las Rozas. Daniel Clavero había organizado el Memorial Isabel Clavero por vigesimoquinta vez. Agua, frío… y qué más da. Allí  consiguió reunir a medio pelotón profesional. Verona, Irizar, Arroyo, Pardilla, Amets Txurruka, Ibai Salas… y una nómina de  una treintena de ex profesionales con Óscar Freire, Pavel Tonkov, Chechu Rubiera, Pedro Horrillo, Martín Perdiguero, Koldo Fernández… Todos hartos de mojarse en carrera durante la temporada o de haberse empapado hace años. Pero, el deber y el compromiso manda. Así que, a rodar bajo la lluvia. Objetivo, cumplir con lo pactado, hacer disfrutar al público que había acudido a la cita y dar un razón para que Fernando Llamas, Antonio Alix o Miguel Chico publiquen algo en sus medios. Para demostrar que, aunque sea noviembre y llueva, el ciclismo tiene la virtud de reunir a los suyos y ser noticia.

Aquí el ciclista es uno más del entorno. Puedes analizar con Carlos Verona la subida al Agnello del pasado Giro de Italia, preguntar a Markel Irizar por la tecnología de su Trek, que Benja Prades te explique cómo montan las carreras los japoneses o hablar con Óscar Freire (3 mundiales, que nadie lo olvide) de sus experiencias en la Amstel Gold Race mientras se deja olvidada la bicicleta que le habían prestado para el Criterium.  Y todo mientras Juan Mari Guajardo desmenuza, sin olvidar una etapa, el palmarés de cada uno de los corredores que pasan cerca de podio. Ciclismo se llama.

LAS FOTOS DEL GANSO DE SAN LORENZO 2016

ganso-san-lorenzo-ciclored-carrera-22

LAS FOTOS DEL MEMORIAL CLAVERO 2016

memorial-clavero-freire

CONTACTA CON NOSOTROS

Hola! Ahora mismo no podemos atenderte, pero escríbenos un email y te responderemos lo antes posible. Muchas gracias!

Enviando

©2019 CICLORED | Hecho a mano y con mucho ❤ por UNBUENPLAN GROUP

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account