fbpx

Tour de Flandes 2022. Hay que ser flandrien…

El Tour de Flandes nunca es sencillo y eso que para viajar ponemos todas las facilidades. Hotel de 4 estrellas al lado de la salida y meta, bicicleta Giant, ruta para probar las bicis, briefing con consejos sobre la marcha, transfer desde el aeropuerto… pero en 2022 nos tenía reservado la pelea contra las condiciones meteorológicas, que no fueron fáciles…

Eso sí, la nevada del viernes por la mañana en Kapelmuur, Koppenberg y demás muros solo sirvió para asustar un poco. A las 14.00, cuando salimos a rodar para probar las bicis por Koppenberg, ya no había nada de nieve, eso sí, se había quedado un viento fuerte congelado que nos acompañó durante todo el fin de semana. Vamos, que era sacar las manos de los guantes de invierno y tener que buscar el bolsillo para guardarlas. Poco tiempo para fotos en ruta… Aún así no pudimos resistirnos a la de salida en el Hotel Leopold y la de Koppenberg, que no todos los días se sube el muro más complicado de Flandes (aunque el viernes con barro era imposible hacerlo encima de la bicicleta).

Al resguardo del Leopold, escapada corta para visitar el Museo del Tour de Flandes. La historia de una carrera centenaria resumida en una hora de visita y más de dos mirando ropa, tomando una cerveza en el bar Pelotón… había que adaptarse a las costumbres de Flandes.

El sábado volvía el Tour de Flandes Cicloturista al mes de abril. Ya lo corrimos en septiembre de 2021… y oye, el clima cambia un pelín. La temperatura estuvo entre -2 y 6 grados todo el día. Con viento, pero sin lluvia. En nuestro pelotón ciclistas de Sevilla, Asturias, Madrid, Cataluña, Navarra…. Así que había que poner en funcionamiento el espíritu Flandrien. Ya sabes, ese que te hace llegar a la meta aunque las cosas se pongan complicadas. El ‘querer es poder’ antes de que se inventase. Vamos, el leitmotiv del Tour de Flandes, que no dejó de disputarse en la I Guerra Mundial. Que hay que terminar, pues se termina.

Lo cierto es que dando pedales no hacía frío. Aunque no había que bajar el ritmo. Lo bueno del Tour de Flandes 2022 es que tiene tantas trampas que siempre estás caliente. Cuando no hay un muro de asfalto al 15%, Kanarieberg, Berendries, Leberg… te encuentras con un tramo plano de adoquines como Paddestraat, Haagoek o Holloweg para entar en calor. Y si quieres rizar el rizo, pues la bajada adoquinada de Marieborrestraat.

LUCHANDO CONTRA EL TIEMPO

Para este Tour de Flandes 2022 habían reforzado los avituallamientos. Gofres y plátanos, que no pueden faltar, más naranjas, pasteles, galletas saladas, barritas y geles de Etixx, bocatas en Kapelmuur y creps calientes en el último de Ronse. Venían bien para el tramo final de muros adoquinados. Empieza en el mítico Koppenberg, sigue con Taaienberg, Kaperij, Berg Ten Houte, Kruisberg y acaba con la dupla Oude Kwaremont y Paterberg, la misma que hicieron los pros al día siguiente.

Y, claro. Siempre hay una recta de meta de casi 10 kilómetros para acabar el Tour de Flandes. Y, bueno. Para este 2022 el viento huracanado pegaba totalmente de frente. No iba a ser sencillo, verdad. Había que buscar el resguardo belga y holandés, que para eso la media de altura está en más de 1,80…

La cuestión es que después de 257 o 180 kilómetros, las distancias que elegimos para esta edición, había que guardar un puntito de fuerza para terminar con una cerveza en la plaza de Oudenaarde o en el Hotel Leopold (que además tenía la calefacción a tope). Y quedaba el domingo.

Madrugón para ir a Amberes, que desde allí salen los profesionales a eso de las 10 de la mañana. La presentación en la plaza del mercado arranca a las 08.25… así que hay ciclistas que madrugan como un cicloturista un domingo para disputar el Tour de Flandes. Fiesta. Si si, Fiesta y algunos con cervezas a esas horas. Más gente que nunca en Amberes, lo que iba a ser una constante. Los datos hablan de más de un millón de personas viendo el Tour de Flandes 2022 a pie de cuneta.

Nosotros rumbo a la Fan Zone de Oude Kwaremont. Fresco, si, pero sin lluvia. Incluso cuando salía el sol se quedaba un día más que agradable. Cerveza, salchicas y patatas fritas. Menú fanático del ciclismo durante Ronde Van Vlaanderen. En este 2022 se había cambiado el timing. Primero los tres pasos de los chicos. Con Pogacar y Van der Poel pegándose de lo lindo en el último y Cortina en el grupo de cabeza en el antepenúltimo. Y después y ya con lluvia y barro, el paso de las chicas.

Para entonces ya habíamos visto en la pantalla gigante el triunfo de Mathieu, no es el más querido en Flandes, y tocaba retornar al Hotel Leopold para las penúltimas cervezas. Las ultimas, como siempre, viendo Gante el lunes antes de montarnos al avión.


©2017 CICLORED La red del cicloturismo Hecho a mano por UNBUENPPLAN GROUP

CONTACTA CON NOSOTROS

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?