El Tour, los Pirineos y un ciclista viejo

Una de las pocas veces que le tocó ganar. Raymond Poulidor, acostumbrado a perder, levantó los brazos por última vez en el Tour de Francia en 1974– Fue hace 40 años en la subida a Pla d’Adet. El francés contaba ya 38 y seguía siendo el ídolo en las cunetas. Su triunfo y segundo puesto en la general supuso una de las hazañas del ciclismo francés, que, tan dado a celebraciones, le homenajeará en 2014 el próximo 23 de julio en las mismas carreteras del Pirineo.

VIVE EL TOUR DE FRANCIA EN PIRINEOS CON CICLORED >

Pero pongámonos en situación. Poulidor había sucumbido en la carretera ante Jacques Anquetil, su gran rival histórico, pero entre los aficionados seguía siendo el número uno. Su rival llevaba ya años retirado pero Pou Pou, el apodo con el que se le conoce, seguía dando pedales y metido en batallas ciclistas. Contaba con 38 años, una edad casi imposible para seguir ‘vivo’ en el pelotón en 1974 y había pasado de la tiranía de Anquetil a la de Eddy Merckx.

poulidor

En la salida inglesa de Brest ninguno de sus rivales contaba con PouPou para la general. Solo las hordas de aficionados franceses le animaban en la cuneta. El cariño se llamaba reto y la edad, 38 años, la clave para gritar sin parar. Las primeras etapas, por del noroeste al este, transcurrió sin sorpresas. El Molteni de Merckx mandaba en el pelotón sin problemas y el belga hasta se permitía el lujo de regalar el maillot amarillo a su compañero  Sercu.

La montaña llegó en los Alpes con dos etapas suaves y sendos triunfos de Merckx. Poulidor aguardaba a su rueda pero en la etapa reina, con Coucheron, Telegraphe, Galibier y meta en Serre Chevalier, se dejó más de seis minutos y perdió su segundo puesto. No sólo le había derrotado Merckx, una vez más, sino que también se sumaban otros rivales, los españoles Aja y López Carril y el portugués Agostinho.

SUBE LOS PUERTOS MÍTICOS DEL TOUR DE FRANCIA EN PIRINEOS CON CICLORED >

Nada cambió en el Ventoux ni en la llegada a La Seo de Urgell. Quedaba el paso por Pirineos. Ese día se partía desde España. Por el camino el Cantó, La Bonaigua, el Portillón, Peyresourde y Pla d’Adet. 209 kilómetros para decidirlo todo.

Poulidor ya no estaba para grandes escapadas y decidió aguardar. Su velocidad no era la de antes. Tampoco su cambio de ritmo. Así que tenía que confiar en un ritmo constante y que su fondo hiciera el resto. Los puertos españoles fueron haciendo mella. Quedaba Pla d’Adet para derrotar a los jóvenes españoles. En Saint Lary, el pueblo donde comienza todo, los favoritos marchaban unidos. Por delante quedaba un puerto desconocido hasta entonces. Una decena de kilómetros con un inicio constante, 6 kilómetros al 10% y de puros Pirineos. 

Nada más empezar el francés se movió, miró para detrás y el maillot amarillo, en insuperable Eddy Merckx, no estaba a su rueda. Así que siguió acelerando. Sólo Vicente López Carril, hasta entonces tercero, mantenía el ritmo. Dos kilómetros más de esfuerzo y Poulidor ya no veía a Gonzalo Aja, embestido misteriosamente por un belga, y Agostinho, que marchaban delante suya en el general. Decidió trabajar con López Carril hasta que el asturiano le dejó marchar, cansado de su ritmo machacón.

El novísimo Pla d’Adet esperaba al veterano Poulidor. Recta de meta plana. Sin rivales cerca. Pou Pou con el maillot azul celeste del Mercier Gan. Manos en la cruceta. Un toque a la maneta del cambio, todavía en el cuadro, y tiempo suficiente para levantar los brazos unos metros antes de la línea de meta. Nunca pensó que sería la última en el Tour. Por detrás el destrozo dejaba a López Carril a 49 segundos, Eddy Merckx a 1:49. Aja, doliente, a más de 4 minutos y Agostinho despatarrado a más de 14.

VIVE EL TOUR DE FRANCIA EN PIRINEOS CON CICLORED >

Poulidor volvía a llamar al podio y completó su pelea al día siguiente en el Tourmalet, donde Danguillaume le quitó las mieles del éxito. La pelea con López Carril se mantuvo hasta el penúltimo día. La contrarreloj dio al francés su última segunda plaza en el podio de París por sólo un segundo. El triunfo del eterno segundón.

Desde aquel 74 Pla d’Adet se convirtió en meta habitual del Tour. Una nueva cima sin retorno que nunca volvió a escribir leyendas como la de Poulidor. Llegó seis veces más con victorias de Zoetemelk, Mariano Martínez, Beat Breu y los señalados Jaskula, Armstrong e Hincapié. La épica busca ahora en 2014 un nuevo nombre digno de suceder a Poulidor.

CONTACTA CON NOSOTROS

Hola! Ahora mismo no podemos atenderte, pero escríbenos un email y te responderemos lo antes posible. Muchas gracias!

Enviando

©2019 CICLORED | Hecho a mano y con mucho ❤ por UNBUENPLAN GROUP

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account