Mallorca 312 2017. Beloki es nuestro jefe de filas

MALLORCA 312 2017... SEGÚN JOSEBA BELOKI

Para una etapa maratón hay que buscarse un buen líder. Y si Joseba Beloki te elige como gregario para la Mallorca 312 2017… pues es imposible decirle que no. Más que nada porque rodar junto a él y Pedro Horrillo aseguran horas de charleta, experiencias, aprendizaje y buen rollo. Además, el plan era el mismo que en 2016… salir los primeros y llegar los últimos. Y por el camino ayudar a todo el que necesitase una rueda y algo de rebufo.

Así que dicho y hecho. Calentón del Team Ciclored en los primeros 40 kilómetros para ‘atrapar’ al grupo de cabeza en la subida de Femenía… y a seguir las Beloki’s Rules. Temperatura perfecta, ritmo ideal, paisaje idílico y mejor compañía. A sumar metros de desnivel. La Mallorca 312 había propuesto esta vez más de 4.500, la mayoría de ellos concentrados en la primera parte de la marcha en la que se atraviesa la Sierra de Tramuntana.

Y para seguir las tradiciones de Beloki y Pedro Horrillo... pues tocaba parar en Deia para tomar café y charlar con Vincent Reynés y familia. Y esperar a que Indurain se nos uniese a la grupetta para seguir a ritmo de buen rollo. Así de buenas a primeras habíamos unido especialistas en Tour, Giro, Vuelta, Roubaix, Flandes (y globeros cicloturistas) … estaba claro que conversación no nos iba a faltar. De la Specialized con etap que llevaba Miguel a la vida dentro de un pelotón.

Un avituallamiento, unas pedaladas, los acantilados al fondo, el mar… paisaje idílico con 22 grados de temperatura. Disfrutar de la bicicleta se llama. Aunque haya un chip que marque tu tiempo. Así podemos conocer a Fran, de la Escapada, que hará con nosotros toda la etapa. Y que Horrillo nos desgrane cada adoquín de Roubaix. Y que Beloki nos cuente las ‘fechorías’ que hacían en las concentraciones. Y dar rienda suelta al apetito a base de sandwichs de nutella, pan de higo, cacahuetes… pufff.

En Andraxt abandonamos el mar, pero todavía queda subir Galilea y Col Es Grau para adentrarnos en la zona ‘llana’ de repechos. Otro avituallamiento para dar charla a Kike, de La Bicicleta Café, y rumbo a lo desconocido. Los ochenta kilómetros siguientes nunca se han hecho en la Mallorca 312.. y son una auténtica encerrona. Carreteras made in Amstel Gold Race. Es decir, estrechas, con un millón de curvas y algún repecho con mala leche. Menos mal que hemos comido bien….

La ilusión está en llegar a Artá. Allí siempre hay montada una fiesta. Con música, gente animando y cerveza… así que en el avituallamiento hay que parar sí o sí. Una cerveza a 25 kilómetros de meta te da la vida y te anima la conversación (aunque a nosotros eso nos hace falta). Cuando el sol se está poniendo los fuegos artificiales nos reciben en la meta. Han sido 10 horas y 52 minutos dando pedales… y 2 horas y 40 minutos en los avituallamientos... Menos mal que el vídeo solo se queda en 5 minutos… El metraje que habrá tenido que cortar el director Beloki.

CONTACTA CON NOSOTROS

Hola! Ahora mismo no podemos atenderte, pero escríbenos un email y te responderemos lo antes posible. Muchas gracias!

Enviando

©2019 CICLORED | Hecho a mano y con mucho ❤ por UNBUENPLAN GROUP

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account