fbpx

Comienza el buen tiempo, pista de salida de la temporada para el ciclismo de montaña

Al igual que no son lo mismo los deportes de verano que los de invierno, o los que se realizan al aire libre o dentro de un recinto cerrado, vemos cómo ocurre lo mismo cuando montar en bicicleta se realiza en un entorno urbano o en la montaña.

Y aunque alguna vez nos hayamos aventurado al campo y, los más osados, a la montaña con la tradicional bici de paseo, nos habremos dado cuenta del grave error. La bicicleta urbana está diseñada para terrenos más firmes y estables como vehículo para movernos por la ciudad.

Por ello, este tipo de bicicleta no cuenta en su diseño con los elementos necesarios para llevar a cabo una actividad deportiva, como la que transcurre en un terreno más abrupto, salvaje y natural como la montaña.

Todo lo que necesitas saber para equiparte con la bici de montaña adecuada

Como hemos mencionado anteriormente, montar en bicicleta en la montaña no es un simple paseo, es una actividad deportiva que requiere de unos conocimientos básicos. Por ello, cuando decidimos dejar el asfalto para pasarnos a la montaña, es obligatorio el cambiar de bicicleta, y no por cualquiera.

Para ello podemos tener en cuenta algunos modelos de bicis de montaña como estos:
● Desde las más económicas, aunque no por ello de menor calidad, como las Conor, en varios modelos para principiantes. Incluso las del mismo modelo pero más profesionales, dando una mayor cobertura.
● Las LaPierre Edge, que son bicicletas muy versátiles, ideales tanto para la ciudad, rutas o la montaña.
● La Orbea Onna, indicada para todos los tipos de riders
● Y la mítica Monty, con más de 50 años de historia, donde vamos a encontrar los
últimos e innovadores modelos de esta marca.

Factores con los que tenemos que contar en la montaña

En la montaña hay que tener en cuenta la resistencia, además de sumarle otros factores como la intensidad y la complejidad del terreno, que hacen que el entorno se convierta en uno de los “fuera de ruta” preferidos para los amantes de la adrenalina.

Y para que nuestra bicicleta dé respuesta a estos factores, tenemos que tener en cuenta ciertos aspectos, desde los ergonómicos o la postura que vamos a adoptar. Esto se debe a que al ser una actividad deportiva, no va a ser cómoda y relajada como en la de paseo. En la montaña la musculatura debe estar activa y preparada para enfrentarse a cualquier obstáculo, a una velocidad variable y mayor que en la ciudad.

En relación a las ruedas, también vamos a encontrar diferencias, las de montaña presentan una mayor consistencia y tamaño, con unos dibujos más marcados que garanticen un mayor agarre al terreno.

Respecto a los frenos, vamos a encontrar varios modelos, pero los más nuevos son los de disco mecánicos o de disco hidráulico, ambos nos van a garantizar una frenada segura hasta en las pendientes más acusadas. Los frenos tienen que ir acompañados de unos buenos amortiguadores, sobre todo cuando se trata de la montaña, para que absorban los impactos que devienen de la irregularidad del terreno, haciéndonos el trayecto más cómodo y estable; hasta temas
relacionados con el tono de la luces, y por supuesto las marchas, donde encontraremos un amplio registro desde cortas a las más largas.

En conclusión, la bici de ciudad solo cumple su función urbana, sin embargo, la bicicleta de montaña es un todoterreno. Todo un híbrido con el que poder recorrer la ciudad, hacer rutas y lo más importante, disfrutar de la montaña.

©2017 CICLORED La red del cicloturismo Hecho a mano por UNBUENPPLAN GROUP

CONTACTA CON NOSOTROS

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?