fbpx

Ropa ciclista para entrenar con frío y nieve

El final de 2020 y el inicio de 2021 nos está dejando uno de los inviernos más fríos que se recuerda. Son muchos días seguidos con menos de cinco grados en la mayoría de la Península, uno se cansa de tanto rodillo, no puede irse a buscar el sol y el calor a la costa  y le apetece salir a rodar pese a las duras condiciones. Por eso te vamos a recomendar ropa ciclista para entrenar con frío y nieve y unas medidas de seguridad. Para que las ansias por ir en bici acaben de la mejor manera. 

Lo primero de todo y fundamental si vas a salir con la bici de carretera es consultar el estado de las carreteras. Cuando nieva o hay temperaturas bajo cero en muchas vías se forman placas de hielo que son auténticas pistas de patinaje y que provocan caídas, sobre todo si están en rotondas o curvas en las que hay que tumbar la bici. Tienes también la opción de la MTB o la de Gravel, son útiles con la nieve, pero si hay hielo ninguna de las dos es segura.

Lo más seguro para los días de frío, heladas y nieve es reducir al máximo las zonas de subida y bajada y las carreteras con muchas sombras (se crea más placas de hielo). Es más aburrido, cierto. Pero llaneando siempre vas dando pedales y es la mejor medicina para combatir las bajas temperaturas. Y si, por casualidad, ya tienes un tramo de adoquines, prueba a pasarlo rápido, es una auténtica calefacción natural.

También debes revisar algunas partes de la bicicleta. Si tienes guardabarros, pónselo, sobre todo de la rueda trasera. Nunca sabes si te puedes encontrar zonas donde se haya derretido la nieve y mantener el trasero seco es una gran ventaja. Comprueba las cubiertas y si están gastadas, cámbialas. Son tu punto de apoyo con la carretera y el hielo con ruedas lisas es mala combinación. Y si tienes una bici más antigua, quizás sea el momento de utilizarla si está bien cuidada. Las carreteras suelen tener sal estos días y es corrosiva para el cuadro de carbono.

¿Qué ropa ciclista me pongo para el frío?

Estamos hablando de días de frío intenso, con temperaturas por debajo de cinco grados e incluso viento, que hacen bajar unos cuantos dígitos más el termómetro y la sensación de frío.  Pero vamos a ir por partes, de arriba a abajo.

Cabeza. Casco y sotocasco

Lo principal para la cabeza es utilizar un casco de invierno. Hay marcas que desde hace años fabrican modelos aero más cerrados y que no dejan pasar el frío. Otras, como Spiuk, diseñaron una carcasa de plástico extraíble para poner encima del casco de verano. Y también los hay que tienen un sistema para cerrar la vías de entrada de aire. En cualquiera de los casos son imprescindibles para los días de invierno.

Si no quieres cambiar de casco la opción más rápida es un sotocasco. Un gorrito muy fino que va debajo del casco y que en algunos casos hasta protege las orejas. Siempre es mejor opción que un gorro clásico, que te obligará a abrir las correas del casco.

Para proteger la cara siempre tienes la opción de un tubular de cuello que puedes subirte hasta la nariz. Si eliges uno de invierno y que no transpira corres el riesgo de empañar las gafas (efecto mascarilla) y si es demasiado transpirable deja pasar el frío.

Manos y pies. Guantes, botines, calcetines…

Son las partes del cuerpo, junto con la cara y las orejas, en las que más frío se suele pasar. Por eso hay que llevarlas bien protegidas, pero evitando que lleguen a sudar, lo que provocaría más frío todavía al secarse el sudor.

Lo primero es descartar los botines, calcetines y guantes impermeables, que están pensados para la lluvia y no transpiran. Para los pies es obligatorio un buen par de calcetines de lana merina que mantengan el calor y unas botines cerrados y por encima del tobillo, incluso si tienes zapatillas ciclistas especiales de invierno.

Para las manos tienes que jugar con el frío y la movilidad. Unos guantes clásicos de nieve serían perfectos para no pasar frío, pero recuerda que debes manejar la bici con soltura, frenar, cambiar… y más si sales en grupetta. Así que siempre es mejor unos guantes cálidos más finos y que te permitan rodar con seguridad. También puedes utilizar  gel calentador STM 1. te acabará viniendo bien.

 

Tronco y brazos. Camiseta interior, chaqueta, paravientos…

Si hay algo fundamental para no pasar frio es la primera capa, la que está en contacto con la piel. Así que una buena camiseta térmica interior y de manga larga que abrigue y que absorba el sudor es imprescindible. Aunque parezca que no y pese al frío, cuando pedaleas generas algo de sudor, sobre todo si tienes que hacer alguna serie intensa, y si acabas empapando la camiseta interior estarás helado cuando bajes la intensidad del pedaleo. Por eso además de abrigar, la camiseta debe mantenerte seco.

Después hay que ir vistiéndose con más capas por encima. En estos días de frío siempre me pongo un maillot de manga corta de invierno encima de la camiseta interior para dar una capa extra.

Para la tercera capa tenemos dos opciones. La podemos hacer doble, con el maillot de manga larga de invierno Gianni, que tiene microfibras, transpira, seca rápido y a la vez calienta, o el Mika Plus, que tiene un tejido térmico en la parte frontal, y por encima la chaqueta Free Rain, que es fina hace las veces de cortavientos e impide que pase el frío.

La otra es emplear la chaqueta de invierno Cyclon, que tienes tres capas, protege del frío, tiene cuello alto y es transpirable por la parte de atrás y complementarla con el chaleco Eddy por si hace más frío todavía.

Piernas. Culotte largo o perneras de invierno…

Es la parte que más se mueve del cuerpo y la que genera calor para el resto. Así que debes tener algo presente, jamás dejes de pedalear. Por eso siempre es mejor elegir un recorrido plano y sin bajadas largas, porque te obligará a estar en movimiento y no quedarte parado.

Para las piernas viene bien una crema calentadora. Su efecto es generar calor al principio de la salida e impedir que las piernas se queden frías durante el entrenamiento. Parece una obviedad, pero con las ‘patas frias’ generas menos vatios y acaba yendo más despacio (y pasando más frío).

Un culotte largo de invierno con tejido térmico, felpa interior, transpirable y repelente al agua es fundamental para los muy frioleros. Y para los que no aguantan los culottes largos, siempre pueden echar mano del culotte de verano y las perneras de invierno con tejido afelpado.

©2017 CICLORED La red del cicloturismo Hecho a mano por UNBUENPPLAN GROUP

CONTACTA CON NOSOTROS

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Enviando
Abrir chat

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?