fbpx

Ciclistas visibles a los conductores e invisibles al tráfico

En contra de lo que ha ‘vendido’ la DGT en su última campaña de tráfico el ciclista no busca ser un estorbo en la carretera y en la ciudad, al revés, le gustaría ser invisible al tráfico, pero por otro lado ser visible al conductor y tenido en cuenta como un vehículo más.
Esta paradoja: «Invisible al tráfico y visible al conductor» fue una de las conclusiones que dio de sí la Mesa Redonda sobre Seguridad Vial Ciclista que organizó Ciclored.com dentro del Bicycle Film Festival y que tuvo como ponentes al seleccionador nacional de Ciclismo Adaptado, Félix García Casas, y el ciclista urbano del Team Retrocycle, Diego Juan.

Para comenzar a andar propusimos a los dos ponentes un cuestionario de temas sobre los que abordar el problema de la seguridad de los ciclistas en carretera y ciudad. Félix García Casas, con más de 30 años sobre la carretera y muchos de ellos como ciclista profesional subrayó la necesidad de los ciclistas de ir en grupo para hacerse ver. La masa llama la atención al conductor y la trata como un vehículo pesado, en cambio un ciclista en solitario en mitad de la carretera se suele obviar.

El seleccionador aconsejó rodar en grupo siempre que fuese posible y cuando no huir de modas en la vestimenta y hacerse ver de otra manera, con maillots de colores vivos o incluso prendas con bandas reflectantes, como las que ya existen en el mercado. También adelantó un modelo más tecnológico que se está estudiando y que consiste en unpuntero láser que aplica un haz de luz a la distancia de 1,5 metros del ciclista, que es la obligatoria para que les adelanten el resto de los vehículos.

Diego, ciclista urbano curtido en las calles de Madrid, explicó la necesidad obligatoria dellevar luces en la bicicleta para circular por la ciudad, si son parpadeantes mejor,para dejarse ver a los conductores. También la necesidad de, aunque parezca un contrasentido, ir por el centro del carril y no pegado a la derecha. De esa manera se obliga al conductor a reducir la velocidad y cambiarse de carril para adelantarte. También se previenen accidentes provocados en cruces, salidas de vehículos de garajes y puertas abiertas de coches.

Uno de los ‘trucos’ que emplea Diego en la ciudad es mirar directamente a los ojos al conductor del coche para «comprobar que me ha visto y que sabe que estoy aquí y por otro lado para intuir cual puede ser su reacción». Y con respecto a la relación con lospeatones dejó claro que lo importante es hacerse audible (los peatones sólo suelen reaccionar al ruido de un motor) con un timbre o silbato.

Sobre el comportamiento del ciclista de carretera Félix García Casas recordó que sobre todo en los tramos de más velocidad, como las bajadas de los puertos, se deben olvidar de exhibiciones y centrarse en la idea de que la carretera la comparten con más vehículos. Así que actitudes como cortar la trayectoria de las curvas e invadir el carril contrario, habituales en el ciclismo profesional con tráfico cerrado, son una locura cuando está abierto. Para días de lluvia o poca visibilidad la mejor opción es «no salir», pero si se hace «deberían poner unos 300 gramos de peso más a la bici con un juego de luces».

La actitud del ciclista urbano pasa para Diego por abrir la mente y sobre todo tener ojo.«Los ciclistas solemos ir más pendiente del tráfico que el resto por la cuenta que nos tiene. Es aconsejable ponerse primero en el semáforo por varias razones. Por un lado te dejas ver, por otro demuestras al coche que tardas el mismo tiempo que ellos en llegar a  tu destino y también ganas unos segundos de reacción a la hora de arrancar, ya que eres más rápido en salir».

Félix García Casas aseguró que las mejoras para los ciclistas en la carretera pasan por el respeto y el conocimiento de las normas por parte de conductores y agentes de la Guardia Civil. Y que para conseguirlo hay que seguir incidiendo en campañas de concienciación. También dejó claro que al aumento de accidentes con ciclistas ha hecho ponerse alerta a la administración.

Para Diego las mejoras de una ciudad como Madrid, y aplicable a la mayoría de nuestro país, pasar por la autodefensión del ciclista. «No podemos esperar a arreglar las normas, así que debemos conocer el entorno para protegernos». Consideró también que una protección legislativa como la holandesa, en la que el vehículo a motor tiene que demostrar que no causó el accidente cuando se trata de un ciclista, es utópica en nuestro país. Una razón más para velar por nuestra propia seguridad.

CONTACTA CON NOSOTROS

Hola! Ahora mismo no podemos atenderte, pero escríbenos un email y te responderemos lo antes posible. Muchas gracias!

Enviando

©2019 CICLORED | Hecho a mano y con mucho ❤ por UNBUENPLAN GROUP

Abrir chat

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account