Un noruego para aclarar la discusión con Valverde

Charla sobre la bici, pregunta en la rueda de prensa y al final un noruego resuelve el problema. El jueves me cansé de debatir con Alejandro Valverde si con 10 segundos desde la cima del repecho era suficiente para ganar el Mundial. El decía que con un grupo amplio detrás no, yo que sí. Pues tuvo que llegar Bystrom para demostrar que sí se puede y con 30 hombres detrás.

ciclored-publicidad-DEF

Para hacerse con el oro Sub-23 demarró al inicio de la última subida. Mantuvo la distancia. Se fajó en el falso llano. Se tiró sin tocar los frenos en el descenso y sólo tuvo que sufrir durante 500 metros para enfilar la recta de meta. Así de sencillo. Por detrás un australiano aborigen apellidado Ewan, otro noruego para completar el podio y el tercer noruego en quinta posición. Benito, el español, sólo pudo ser el 18º en el pelotón.

La carrera sub-23 también advirtió del ciclismo que nos viene. Dos chavales africanos al ataque. El sudafricano Meintjes al principio y el eritreo Kudus. Su calidad ya no es nada exótico. Los dos estuvieron hace solo unas semanas en la Vuelta a España y dando la talla. mundial_sub23_ciclored Lo bueno del Mundial es que puedes ir tranquilamente paseando por la calle y de repente encontrarte con un irlandés apellidado Cookson. Charlar con él sobre la antigüedad de un R12, el mundo del ciclismo, el Tour, la Vuelta, intercambiar opiniones sobre el Mundial y indicarle donde tiene su hotel y si el recorrido es duro o no. También de hablar de su hijo, al que conociste en un reportaje sobre el Team Sky. Sí, el mismo Cookson que dirige la Unión Ciclista Internacional.

O pasear por la zona de boxes y toparte con Vicente Belda y Dori Ruano, que han venido al Mundial como un aficionado más detrás de las vallas. Es decir, sin acreditación ni nada. Quién si tiene pase VIP es un hombre capaz de ganar tres veces el Mundial. Sí. Óscar Freire está por Ponferrada de la mano de Mapei, el equipo en el que corrió después de ganar el primero. Su presencia en cualquier otro país amante del deporte, Bélgica, por ejemplo, habría arremolinado a cientos de aficionados a su alrededor. En Ponferrada pasó casi desapercibido. mundial_sub23_ciclored2 Los que se están dejando notar son los aficionados más ruidosos. Los belgas en sus dos vertientes, Valones y flamencos, con su clásicas banderas amarillas del león, que se ven en cualquier carrera ciclista del mundo a la que vayas. Por ahora son mayoría al pie del circuito y acaparan  las plazas de aparcamiento de autocaravanas.

También dieron el cante los noruegos, que no van a ningún sitio sin sus banderas y que después de dos medallas seguidas estaban exultantes. Parece que Hushovd ya tiene relevo. Bueno para el ciclismo.

CONTACTA CON NOSOTROS

Hola! Ahora mismo no podemos atenderte, pero escríbenos un email y te responderemos lo antes posible. Muchas gracias!

Enviando

©2019 CICLORED | Hecho a mano y con mucho ❤ por UNBUENPLAN GROUP

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account