fbpx

Casi tan famosos como Perico en La Vuelta 2014

Lagos de Covadonga, Perico, La Camperona, Radio Nacional, Dani Clavero, Cabárceno, Alberto Contador, La Vuelta, Australia, Caja Rural, Matxin, Rafa Díaz Justo, Cerveló, Garmin Sharp, el ciclismo, la vida en bicicleta. Cinco días de Vuelta a España con el Team Ciclored se pueden resumir con estas palabras, pero hay mucho más.

En Cabárceno nos volvimos a adentrar en el universo de la Vuelta a España 2014. Esta vez con 20 australianos, otras tantas Cervelós, Scott Sundeland y el fichaje de Iraia Calvo, que ejerció de fotógrafa del grupo. El terreno nos lo sabíamos al dedillo gracias a la Marcha de Alberto Contador, que nos llevó por una ruta similar en su cicloturista.

Nos tocaba subir El Caracol, aquel puerto en el que Valverde se dejó una de sus Vueltas. Tiempo fresco pero soleado. Así que me tocó explicar a los australianos que para un español de bien menos de 30 grados es frío y que para estos días los manguitos y el chaleco son obligatorios. Evidentemente no lo entendieron y continuaron con su bronceado norte de España.

La subida, suave y hasta agradable, pero el descenso hasta Liérganes era uno de esos territorios comanches preparados para las emboscadas. Bajada, curva, contracurva, repecho, cambio de ritmo y de nuevo Sunderland dando lecciones de dominio de la bicicletas. Así que al llegar a Liérganes tuvimos que echar mano de un bocata para recuperar sensaciones. Quedaba solo el repecho final de Cabárceno, un muro entre osos, impalas y jirafas y regalo de la zona Vip.

Visita obligada a Fernando Llamas en la sala de prensa y una conversación con Dani Clavero que iba a cambiar el ritmo del viaje. El madrileño me contó que el amigo Sunderland le había ganado una Vuelta al Bidasoa en amateur. Instinto periodista al canto. Había que preparar el reencuentro. No iba a ser ese viernes porque tocaba viaje a Santillana del Mar para descansar, que en el horizonte esperaba La Camperona.

Camino de San Glorio, el punto de partida, paso obligatorio por el desfiladero de La Hermida y los recuerdos de los 10.000 del Soplao de carretera. En sólo cinco minutos Argoitz y Dani ya estaban convencidos de participar en la edición de 2015. En la ruta. Pues descenso de San Glorio y huracán de cara hasta el cruce de Sabero, donde empezaba oficialmente La Camperona.

Ya sabeis que el diablo sabe más por viejo que por diablo y el que escribe se había subido el puerto en el mes de junio. Así que al llegar a Odollo y con cinco australianos a rueda decidí mantener un ritmo suave e intentar convencerles de lo duro que era. Quiet, quiet…. ni caso. Así que de nuevo táctica Carlos Sastre con resultados espectaculares. A falta de dos kilómetros y medio de meta dos de los australianos ya se había bajado de la bici. Antes de la pancarta de dos ya había atrapado a otros dos y sólo 100 metros más adelante me encontraba al quinto sentado en la cuneta. Llegaba el momento de decidir. ¿Seguir hasta arriba y esperar o dejar el sufrimiento para otro día?

La respuesta era evidente. Piernas para que os quiero. Hacia arriba con el aliento de todo un valle volcado con La Vuelta. Las cunetas repletas de gente y una dureza extrema que te hacía sufrir al máximo para no bajarte de la bicicleta. El mejor ejemplo, los dos autobuses de invitados de la organización que petaron el embrague y que obligaron a prensa y trabajadores de La Vuelta a subir a pata.

Mi ascensión tuvo premio. El Tour de Australia era mío porque ninguno llegó a cruzar la línea de meta (bueno Argoitz sí, pero no nació en las Antípodas sino en Andoain)… y Dani Ampuero, de RNE, me invitaba a comentar la etapa de Lagos de Covadonga en Tablero Deportivo. Casi mejor que levantar los brazos como Hesjedal en meta. Que, por cierto, lo hizo con una Cerveló R5 idéntica a las que llevamos… (las vendemos, jejeje).

La verdad es que tampoco les preocupó mucho porque todos estaban esperándome a pie de puerto sentados en un bar con medio litro de cerveza y un plato de jamón serrano por barba. Sufrimiento el justo.

El domingo esperaba Lagos de Covadonga. El sueño de mi juventud ciclista. Esta vez nos tocó dividir a los grupos. Los más fuertes se fueron con Argoitz, Dani y Scott a visitar a la Santina mientras que conmigo los más débiles se atrevieron con el Puerto del Torno. Lo que parecía un segunda se convirtió en una ascensión duro y con unas vistas de las más bonitas de los Picos de Europa. También ideal para reconocer el terreno por donde iba a pasar La Vuelta. Emboscada pura y dura con curvas reviradas y máxima velocidad. Terreno de caídas seguras para los profesionales.

Retorno al Parador. Y después del trabajo, el placer. Sin comer hacia Lagos de Covadonga en bici para hacer cima y comentar la etapa de la Vuelta en RNE. Vale, un poco masoca para el común de los mortales, pero placer para un amante de esto de dar pedales. Durante la subida un millón de amigos, a lo Roberto Carlos. Manolín con su tandem, Julio con su pareja a pie de cuneta, David Moreira que ya bajaba, Luis que también había hecho la etapa… y hasta Perico Delgado, que a mitad de subida paró su coche para preguntarme: Tio, tú que pasa ¿que te subes todos los puertos de la Vuelta o qué? ¿Qué te veo en todos los sitios leches?

Le tuve que explicar el espíritu Ciclored. Los viajes que hacemos. Nuestra misión en esta Vuelta. El equipazo que tenía conmigo y no me quedó más remedio que invitarle a hacer alguno. Y en la cima dos horas de placer. Micrófono abierto en Tablero Deportivo para comentar la etapa más mítica de La Vuelta. Casi un orgasmo el poder hablar junto a Paco Antequera y debatir sobre las opciones de Valverde, Contador, Purito y Froome en esta Vuelta. Habría hecho falta más de un millón de euros para quitarme el micrófono ese día.

Después tocó bajar en bici los Lagos y directo a la Sala de Prensa para comer… que en la radio no da tiempo y subir Lagos abre el apetito. Abajo reencuentro con Rafa Díaz Justo y un millón de cosas de las que hablar. Da gusto tener amigos dentro de carrera para conocer lo que pasa en La Vuelta… Es cierto que me queda explicar el reencuentro, pero eso será en el próximo blog.  

ESTOS SON LOS PRECIOS DE LAS CERVELOS >

PARA COMPRARLAS SÓLO ESCRÍBENOS A CICLOREDVIAJES@GMAIL.COM

CONTACTA CON NOSOTROS

Hola! Ahora mismo no podemos atenderte, pero escríbenos un email y te responderemos lo antes posible. Muchas gracias!

Enviando

©2019 CICLORED | Hecho a mano y con mucho ❤ por UNBUENPLAN GROUP

Abrir chat

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account